"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"
«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"
"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"
"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"
"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

Del libro de la Sabiduria-Creación y Capacidades del Hombre:

..."Si escoges la LUZ, en el plano fisico no tendrás ni Poder, ni riquezas, ni Honores; tan solo tendrás, trabajo, silencio, Paz Interior y derpertar de tu SER VITAL"



martes, 19 de abril de 2011

EL DIOS "EL" EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD 1ª Parte: ¡AUMENTADO Y CORREGIDO!


Nuestro amigo Guillermo Hernández Barbosa, nos envía un e-mail, con aclaraciones y ampliaciones al artículo “El Dios EL en la historia de la Humanidad", este articulo lo subimos a nuestro blog sobre los Maestros Habasis, el  14 de julio de 2010 y desde entonces ha tenido más de 8.000 visitas, siendo una de las entradas más leídas del blog.
No solo no tenemos inconvenientes en aceptar lo que consideramos mejoras a dicho artículo, sino que lo subimos al blog con estas anotaciones de Guillermo  y para ello nos basamos en una de nuestras propias reflexiones, que más nos ha inspirado e influido en nuestra vida últimamente y me refiero a la del Geólogo Argentino Florentino Ameghino (1854-1911):

“Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más”.
Aquí el correo de Guillermo:

Hola estimados Emilio y Tina
Saludo de corazón: leo la historia del dios “EL” en vuestra página y me motiva a comentar algunas relaciones que allí se afirman con no mucha claridad; y si bien en algún momento puedo ser puntilloso, ése énfasis carece de intención polémica. Mis apuntes van en color fucsia.

EL DIOS "EL" EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD
Imagen de Él venciendo a dos leones, en el mango del cuchillo ceremonial hallado en Gebel el-Arak.
¿Quién sino Enlil -para sus idólatras- va a posar de vencedor de dos leones? Sabemos que uno de los leones es Enki, ya en el momento de sus dominios en el Nilo, pues cuando era el señor de Atlántida (El Absu) aún no se le asociaba al símbolo del león, felino (orión por su madre) y rey de manada (semental como el toro, que es a su vez el símbolo de la casa de Enlil, pues su padre Annu también es un tauri). Sugiero que el otro león, por ser su hijo es Marduk/Ra/AmónRa, en quien Enki delegó la administración de su “reino terrenal”; frecuentemente estos dos leones atacan o defienden erguidos sobre sus cuartos traseros, pero en actitud de ataque con sus delanteros, el cual no parece ser la actitud en el relieve; en España muchos blasones así los muestran, en especial por los lados de Valencia y Madrid. No obstante, a Marduk se le conoció con su símbolo del carnero (Aries) pero es menester tener en cuenta que hacía parte de los seis “dioses” de la casa de Ea/Enki/Ptah.
El (en hebreo אֵל) es una palabra semítica del noroeste, que tradicionalmente se traduce como ‘dios’ o ‘deidad’. Algunas veces, dependiendo del contexto, permanece sin traducción (quedando simplemente El).
 Es preciso tener en cuenta que al ser al menos una docena de “dioses” de primera fila en el panteón de todos esos pueblos del cercano oriente (Mesopotamia-Egipto y hasta Ática), en cada región han podido llamarle “ÉL” al dios tutelar, quedando los otros once en un segundo plano como “Ellos”: Elohim. Es improcedente aceptar que los egipcios reconocieran a Enlil como ‘El’ supremo, cuando para ellos el superior era Enki/Ptah o eventualmente Jenum/knun que es el mismo Annú de los sumerios (el señor del cielo, refiriéndose a Nibiru y padre de Enlil, Enki y Ninharsag/Hathor, tres hermanos medios, la última idealizada como la vaca, que debía convertirse en la esposa de Enlil, pero que...

prefirió serlo de Enki y procrear con éste un hijo que en sumerio se le conoce como Marduk y en egipcio como Ra y finalmente como AmónRa o AménRa); he ahí uno de los principales motivos de animadversión entre las dos casas.
En la mitología cananea era la deidad principal y era llamado «padre de todos los dioses». En los hallazgos arqueológicos siempre es encontrado al frente de las demás deidades, y está considerado por la “historia Oficial” como el más antiguo de los dioses.
 Ésta afirmación es cuanto menos confusa; si “EL” es el más antiguo de los dioses, por fuerza se estarán refiriendo a An.nú (padre de los annunakis) también llamado Knun en Egipto faraónico y que aparece en todas las tumbas faraónicas como el cabro de
cuernos helicoidales, y connotado como el antiguo dios al cual se le debe devoción. Pero la región cananea tiene cuanto menos dos momentos: el primero por formar parte de Mesopotamia (actual región de Líbano) le hacía adorador de Enlil, el toro adulto, el semental por excelencia de esa casa. El segundo, cuando Cananea hace parte de un negocio entre Enlil y Enki ya enemistados, según el cual, Enlil le entrega a Enki dos territorios, el mejor (Cananea) y el peor (la horrible fosa de Baalbek, que a la postre se convirtió en la ciudad metrópoli de los jardines colgantes-puentes, epicentro del imperio babilónico comandado por Marduk/Ra, a su vez, principal enemigo de la casa de Enlil (quien necesitaba transgénicos-clonados humanos –Lu.lus- para sus extracciones de minería).
Así que Marduk lleva a Cananea a un pueblo adorador de Set quien ha perdido una guerra con el hijo de Osiris –Horus- y lo protegerá hasta muy cercana la época actual (pues Israel –ya como adorador del becerro Ishkur/El Sadday/Yahveh- intentó desalojar a ese pueblo de allí y jamás lo consiguió y por el contrario, después de 700 años de batallas, quedaron esclavos en las murallas de Babilonia, donde se adoraba a Baal/Marduk/AmónRa/Zeus/ Júpiter; para que caigan en cuenta que son siempre los mismos con diferentes nombres en diferentes lenguas; una de las razones de tanta confusión; luego nos dijeron que Babilonia era la torre de la confusión de las lenguas). Por tanto, los hallazgos arqueológicos a los que se refiere la afirmación debieron ser de la historia antes del tratado entre los dos señores tutelares (Enlil y Enki) pues era cuando los habitantes de entonces, que no fueron los posteriores, adoraban a An.nú a través de Enlil, ambos con símbolo Toro dado que An.nú es un tauri de procedencia estelar, así en Egipto faraónico se le idolatre como un cabro, lo cual está referido a una connotación religiosa o de agenda, pues representa lo opuesto a la instrucción Siria como estrella de cinco puntas con una punta solitaria arriba, designando a Sirio A, si volteas la estrella te quedará la cabeza del cabro con sus dos cuernos, el baphomed.    
En todo el Levante mediterráneo era denominado El o Il, siendo el dios supremo, padre de la raza humana y de todas las criaturas.
 Efectivamente, por ello mismo nos emparentaron como de la FamILia de estos impostores de la divinidad creadora o de la Fuerza Creadora mediada por los sembradores de Vida galácticos; buscad el vocablo familia en el diccionario de la RAE para que comprobéis que siempre lo han sabido, que somos sus esclavos. En términos de sintaxis, el artículo definido El se antepone a un sustantivo, así que comprenderás que El, referido a un dios, sea una entidad de carne y hueso, falible, además de fálico y mortal, aunque desde nuestra idea de eternidad sean simplemente longevos y no eternos como entidades biológicas. Recordad que en los relatos sumerios, uno de los doce muere en la tierra, fue Dumuzí, un hermano medio de Marduk, mediante un complot de Inana para acusar a Marduk ante el Concejo de los Doce. Estos señores podrán ser progenitores en el sentido biológico y por violaciones a la Ley sagrada, pero nunca nuestros creadores, por favor, diferenciar este detalle; si somos su familia lo somos en tanto esclavos, pero ello puede finalizar cuando en la mente humana se aclare el embrollo y nos liberemos de su esclavitud mental-emocional, para volver a reconocer a los hermanos estelares que de verdad nos sembraron y cultivaron durante decenas de millones de años y no solo en los últimos 175.000 años de interferencia genética y social en nuestro proyecto de Humanidad, como lo hicieron los ET annunakis trasgrediendo la ley en este sentido establecida cósmicamente. Pero afortunadamente eso ya terminó y era cuestión de esperar a que se cerrara el ciclo sideral en el cual estos asuntos sucedieron y ese hito es específicamente el final de la cuenta maya de nuestro tzol. Es tiempo de liberación, ya no tendremos que ser más la familia de estos impostores, llámense como se les llame y provengan de donde provengan.
Los Hab-Baa-Ssi, admiten que somos el producto de una manipulación genética efectuada en el pasado por  pueblos extraterrestres, unos procedentes de Orión, los Uros mandado por un jefe llamado “EL”.
 Repito el concepto: Todos los pueblos que idolatraron a los annunakis, llamaron “EL” a la entidad tutelar extraterrestre que les defendía como su mano de obra esclava.
Así que “EL” para unos fue An.nú/Jenun/Knun, para otros fue Enlil o Enki, e incluso alguno de los hijos de estos como es el caso en la biblia católica, con Ishkur/El Sadday/Yahveh/Jehová, o el caso de Alah que no es otro que Eláh o Enlil, pues ah significa aliento y no es casual que se diga que Enlil era el dios del aire, de la atmósfera, que mal entendido podría entenderse como aquel que nos da el aliento de vida, cuando en realidad lo que significa es que era el dueño de los vuelos de los cohetes espaciales para llevar las cargas de minerales al planeta de su padre, Nibiru para los sumerios.
Tener en cuenta que eran su hijo Nannar y su nieto Utu, quienes dirigían el tráfico de vuelos desde la meseta del Sinaí (la tierra de Sin)y la luna, donde residían la mayor parte del tiempo todos ellos, pero aquí se hacían la guerra con los de la otra casa, la de Enki, que tenía también sus propias balizas de lanzamientos en Saqqara.
 
En las tablas de Ugarit, EL figura también como el esposo de la diosa Asera; Ishtar entre los babilonios,  originalmente llamada Athirat (o Afdirad). En la Biblia recibe el nombre de Astoret. La forma griega es Astarté. (Es la madre de todos los dioses, la esposa celestial, la reina del cielo).

 Lo cual es un sinsentido: por más prolíficos e incestuosos que fueron –que lo fueron o lo son allí donde estén-; Ishtar, Astoret, Astarté, Afrodita, Venus, Semiramis son la misma Inana, hija de Nannar/Sin con Ningal, hermana melliza de Utú/Shamash, el de los controles de vuelo desde su templo del monte Moría (Jerusalén, miles de años antes que se diga que la ciudad fue fundada): Nannar es el segundo hijo de Enlil, por tanto, Inana no puede ser la madre de todos los dioses ni la esposa celestial, aunque sí pudo ser la ramera celestial, pues se sabe de sus deslices con su abuelo Enlil. Fue la “diosa para las civilizaciones harappa y Mohenjo Daro en La India, pero desconozco cómo se le llamó allí. Tardíamente, cuando su plan surtió efecto contra Marduk y lo hizo caer en desgracia y éste se vio obligado a huir para no ser juzgado por el Concejo de los Doce, por la muerte de su hermano Dumuzí, un apocado mental a quien Inana sedujo y le hizo su esposo, para poder ingresar en la casa del Nilo y tramar la muerte de su propio esposo para culpar a Marduk; así entonces, Marduk/Baal abandonó la protección de Baalbek que cayó en manos de sus enemigos protegidos por Inana y Ninurta, primogénito y comandante de los ejércitos de Enlil y fue así como los persas (hoy iraníes) en tiempos de Jerges (amante Nefilim de Inana) inician el acoso de Babilonia, la cual logran dominar en tiempos de Darío el Grande, y en cuyas murallas se encuentra prisionero un pueblo adorador de Ishkur/Yahveh que es tío de Inana; tomada Babilonia, Inana entra en ella y será reconocida como su nueva diosa protectora como Semiramis y es de allí de donde proviene la idea de la diosa de la libertad, todo lo cual es conocido en las logias frac-masónicas actuales y razón por la cual, los iluminati franceses obsequian la Estatua de La Libertad a la ciudad de New York, la ciudad luz donde los iluminati europeos actuarán libremente, en la Nueva Torre de Babel. 
Representación del dios Él se encontró en las ruinas de la Biblioteca Real de la civilización Ebla —en el yacimiento arqueológico de Tell Mardikh (Siria), que data del 2300 a. C.
Él ha sido el padre de muchos dioses, los más importantes fueron He, Hadad, Yam y Mot, los cuales tienen atributos similares a los dioses Zeus, Poseidón o Ofión, Hades o Tánatos respectivamente, los antiguos mitógrafos griegos identificaron a Él con Crono, el rey de los Titanes.
Lo dicho, las mismas entidades con diferentes nombres, pero adicionalmente van apareciendo otros que no son del Concejo de los Doce principales, son entidades de un menor rango, pero que igual oficiarán de dioses ante los humanos; algunos de ellos serán Nefilim, hijos de alguno de los 10 annunakis machos con las mujeres híbridas de la tierra con quienes copulan a placer porque en cada pueblo se les reserva las más bellas doncellas para el “sacrificio” que siempre será sexual y esto fue una práctica hasta muy cercana nuestra época, recuérdese a las vírgenes vestales en Roma, a las doncellas de Luxor, a las Vírgenes del Sol en Tiahuanaco y entre los incas. Que se sepa, las dos hembras del Concejo de Doce (Ninharsag/Hathor e Inana) no tuvieron hijos con varones de la tierra, pues les estaba expresamente prohibido, pues estos extraterrestres si saben quién entrega la verdadera heredad genética: la mujer, aquí y en todo el universo, por eso mismo acostumbraban copular con sus propias hermanas medias, para procrear en el hijo la genética del abuelo.


Por lo general, Él se representa como un toro, con o sin alas. También lo llamaban Eloáh, Eláh, que en árabe se convirtió en Allah).
 Sí, pero esto es válido para el caso de Enlil, no para los demás casos como el de Yahveh, aun siendo Yahveh/Ishkur el tercer hijo de Enlil, una cosa es ser EL toro semental y otra el becerro.
El dios El preside sobre el monte G'r kvsi, que a veces se traduce como Khurshan-Zur-Kas (Kjúrshan zur kas),
• En acadio Kāsu, Ks, Kōs.
El dios El es de origen babilónico o mesopotámico en la personificación de Anu, para los pueblos cananeos era la deidad principal, el rey, creador de todas las cosas, el juez que dictaba lo que debían hacer tanto los hombres como los dioses, tuvo dos esposas Asera y Anat hermana de Hadad Baal Raman (el trueno, señor del trueno), esta última, era llamada "la amante de los dioses", ambas eran diosas de la fertilidad.
Encuentro contradictorias algunas afirmaciones: Asera/Inana no puede ser una esposa de Anu porque éste es su bisabuelo; tampoco puede ser la esposa de Enlil porque es su abuelo, pero sí pudo ser una amante furtiva de Enlil como lo registran algunas tablillas sumerias; no podría ser bien visto que fuera la esposa de Enki, puesto que ella mantuvo guerra contra la casa de éste, en especial contra Marduk, primogénito de Enki. Inana/Asera/Ishtar no tuvo esposo más que a Dumuzí y eso que lo hizo para tramar un engaño bélico contra la casa de Enki, con quien su abuelo Enlil estaba en guerra. Adicionalmente se dice que la otra esposa de “EL” fue Anat, hermana de Hadad/Baal Ra-man, pero sabemos que Baal/Ra/AménRa es Marduk, pues que Enki y Marduk jamás permitirían que uno de la casa enemiga tomara como esposa a una hija y hermana respectivamente, pues eso equivalía a que se hiciera a derechos dentro de la Casa del Nilo o en la misma Babilonia, totalmente improcedente. Por supuesto, que las hembras annunakis hermanas medias, hijas o nietas de los señores, por fuerza tendrán que aparecer como diosas madre y de la fertilidad de cara a los humanos ingenuos, de otra manera no les respetarían de la misma manera que a ellos, además de que los pueblos tenían tradición antigua de veneración a figuras femeninas como la madre tierra (Isis) es lo que finalmente copia El Vaticano, al resaltar el carácter de Madre de Dios de Miryam de Nazaret (María, madre biológica de Jesús), el problema es que Jesús no es Dios, ni jamás se le ocurrió decir tal estupidez.
El es el padre de la «divina familia» y presidente de la asamblea de los dioses en el Monte de la Reunión. Su equivalente en hebreo es har mo'ed, de donde sale la palabra griega armagedón.
Es llamado «toro»
(Tauri por Annu, o como símbolo para Enlil) por su fortaleza y potencia creativa (quiere decir, copulativa o seminal, de semental; de donde deviene que allí donde los varones aprenden el culto a este dios, se le llame seminarios), es el «Anciano de Días» (porque parece eterno, más no lo esEl es r), la «Roca de las Edades», está representado en una roca en Ras Shara.
En los mitos es clasificado como Bny Bnwt que significa ‘creador de todas las cosas creadas’, aunque algunos lo traducen como ‘dador de potencia’. En las dos inscripciones halladas en Ras Shados] ríos», posiblemente el Edén, de donde un río fluía para formar a los ríos Tigris, Éufrates, Gihón y Pisón

“Había una gran civilización muy avanzada, se la llamaba los Hijos de los Dioses, pues habían conseguido la tecnología de unos laboratorios montados por los Dioses, visitantes de Orión, que se encontraban a la desembocadura de los ríos, Éufrates y Tigres, que entonces sólo era uno y superior a la que vosotros tenéis ahora, y que había vivido muchos miles de años desarrollándose, y desarrollando la mente de sus hijos.”
Grabado en una pared en la Tercera Escuela del Conocimiento de Hab y Ssinia (Etiopía)
Simpático, si se trata de una gran civilización de los hijos de los dioses que heredaron su tecnología, estarán hablando de los Nefilims, sólo que en este caso se refiere a los del edén del oriente aludido en la biblia judeo-católica, quedando en el aire la idea de un edén occidental, que según la historia no podría ser otro que la del otro río importante, el Nilo (¿o será Neyla, o quizá Nalón?) pero el dilema es que son las tres grandes pirámides en Egipto las que están alineadas con el cinturón de Orión y no están ni hay evidencia de que las haya habido en Mesopotamia-golfo pérsico. ¿Entonces cómo desanudar el embrollo de que Uruk fue la ciudad de Anu, Nippur la de Enlil, Eridú la de Enki, todas ellas entre dichos ríos a solo kilómetros de distancia, pero a la vez Enlil y Enki y sus hijos en guerra constante? De ser así, todos estos fueron oriones adeptos a las fuerzas de oscuridad, puesto que trasgredieron la ley y esclavizaron a la humanidad; pero sucede que ellos son los dioses y no los herederos. En mi opinión, el dilema no se resuelve apuntando a que unos sean los malos y otros los buenos; que los oriones sean malos y por ejemplo los Sirios los buenos; todas las estrellas forman parte de las dimensiones del Tiempo como afirman los maya, pero sucede que en estas nueve dimensiones inferiores es donde existe la materia, como expresión densa de la energía divina; volverse adicto a tal energía y vibración, requiere que sea vivenciada, así que en estas estrellas también sea natural que exista la vibración sutil y la densa, la luz y la oscuridad al mismo tiempo; no podremos entonces decir, que todos los oriones son oscuros y todos los sirios de la luz, ni viceversa; y lo mismo vale para otras regiones estelares. Además, los mismos annunakis derivan de orígenes estelares un tanto diversos, no son ni fueron mono-parenterales, pero si tenían algo en común más fuerte que su propia cuna: la adicción materialista al poder y a las riquezas y eso mismo heredaron sus linajes iluminatis y sionistas que se disputan la continuidad del poder sobre la tierra y su Humanidad, no obstante saber que su tiempo ha terminado al menos en esta esfera y de momento.  


En este video titulado "El Misterio del Jardin del Eden" (Canal Historia) y en el minuto 39, un cientifico mediante la geología y la arqueología, demuestra como el rio Tigris, 
 el Eufrates, el Ghión y el Pisón (citados en el Genesis de la Biblia y que ahora no existen) al unirse en el actual Golfo Pérsico (hace más de 6.000 años el nivel del Mar estaba 150 metros más bajo)  se convierten en un solo rio, como afirman los Habasis.

El Edén, según los textos bíblicos, está situado al este de Israel, en la confluencia de cuatro ríos. El Tigris y el Éufrates existen en la realidad en Irak, pero durante mucho tiempo se ha considerado que el río Pisón y el río Gihón son míticos. Recientes fotografías realizadas por satélite y analizadas por el Dr. Juris Zarins indican que estos ríos existieron también en Irak. El Dr. Zarins sugiere que se trata de una zona que contaba con una frondosa vegetación 6.000 años antes de Jesucristo, pero que tras el endurecimiento de las condiciones climáticas, la agricultura reemplazó a la caza y el hombre “perdió” este paraíso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...