"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"
«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"
"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"
"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"
"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

Del libro de la Sabiduria-Creación y Capacidades del Hombre:

..."Si escoges la LUZ, en el plano fisico no tendrás ni Poder, ni riquezas, ni Honores; tan solo tendrás, trabajo, silencio, Paz Interior y derpertar de tu SER VITAL"



viernes, 16 de diciembre de 2011

La mirada




Dicen que la mirada es el espejo del alma. Y ese dicho estaba muy presente en el actuar diario de Bianca, maestra en una escuela de primaria.

Bianca amaba su profesión. Tenía vocación desde niña cuando jugaba a ser maestra de sus hermanos.
Amaba a los niños y ellos le devolvían ese amor multiplicado.

Cada mañana, al comenzar la jornada, Bianca hacía un repaso a la tarde y  noche anterior para que los niños expresaran sus vivencias familiares y estados emocionales. No tenía el más mínimo interés por las vidas privadas de sus alumnos, pero era muy consciente de que la escuela ha de estar vinculada a la vida y no sólo a un programa intelectual de transmisión de conocimientos.
Esta última apreciación se estaba perfilando a fuego en los tiempos que corrían, pues, en contra de unos objetivos desfasados y estrictamente instructivos como exigían las administraciones educativas, los niños estaban
mostrando otros centros de intereses basados en experiencias personales, emocionales y en otras inquietudes de otra naturaleza.

Bianca, cada mañana, cuando hacía la asamblea de contacto, como ella la llamaba, miraba a los ojos de sus alumnos y su intuición leía en ellos cómo llegaban a clase.
Naturalmente ese espacio era a costa de tener que acelerar el trabajo posterior para responder a las exigencias del programa oficial, pero, ella lo consideraba absolutamente imprescindible.

La chispa, el brillo, la viveza…de las miradas hablaban de niños despiertos, entusiasmados, felices…; mientras que la opacidad, la tristeza, el vacío,…reflejaban problemas familiares, falta de afecto, desorientación,…como si la luz interior se hubiera apagado.

Llevaba tiempo que no encontraba el brillo en su propia mirada cuando se asomaba al espejo. Consultaba su interior y sentía desasosiego, hastío, sinsentido, dolor,… algo se estaba rompiendo.
Empezó a no llenarle lo que hacía. Cada vez se burocratizaba más la labor de la enseñanza, cada vez se le exigían más tramites absurdos que no dejaban ocasión ni energía ni serenidad para llegar a la esencia de ese trabajo al que se consagró muy joven y amó en una etapa no muy lejana. Cada vez se apretaban más las tuercas y se empujaba al profesorado al estrés, a la mecánica, al simple adoctrinamiento que produjeran individuos aptos para responder a un sistema rígido y frío, útil y productivo que se olvida del ser para perderse en el hacer y el tener.
 
Tratando de comprender las miradas de sus alumnos, desatendió la suya propia y desterró al más profundo de los rincones de su ser a la niña que llevaba dentro… hasta que el grito de ella fue demasiado hondo, demasiado intenso, demasiado lastimero, demasiado desgarrado como para obviarlo.

Y, como todo cuando afecta al alma, cuando se traiciona al propósito interior, hay una proyección en el cuerpo… Bianca desarrolló una enfermedad crónica que le incapacitó para el ejercicio de aquella profesión que fue el eje central de su vida durante tantos años.
 
El proceso de aceptación, desapego y redirección de un nuevo rumbo, fue duro y complicado. De hecho, todavía está inmersa en él. La vida llama a ajustar cambios e, inconscientemente, pretendemos que todo siga igual.

Bianca llegó a la conclusión de que, hasta que no se asume el carácter impermanente de la vida, hasta que no se descubre la verdadera naturaleza del ser humano, hasta que no se es responsable del propio espacio interno y su repercusión en nosotros mismos y en los demás… habrá muchas Biancas buscándose y buscando la chispa de luz que viaja del corazón a la mirada.


Mª Antonia Fernández
Diciembre 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...