"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"
«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"
"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"
"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"
"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

Del libro de la Sabiduria-Creación y Capacidades del Hombre:

..."Si escoges la LUZ, en el plano fisico no tendrás ni Poder, ni riquezas, ni Honores; tan solo tendrás, trabajo, silencio, Paz Interior y derpertar de tu SER VITAL"



miércoles, 25 de septiembre de 2013

La muerte no existe: Cuento

La relación con su hermana había sido distante desde que ella podía recordar. Las largas ausencias en su infancia para acompañar a su abuela habían marcado un extraño sentimiento de anhelo y rechazo, a la vez. Sus sistemas de creencias se fundamentaban en pilares opuestos o, al menos, diferentes. Sus puntos de vista, sus expectativas, las enfrentadas percepciones de la vida y sus propósitos no habían contribuido, más bien al contrario, a la búsqueda de un punto de encuentro.
Ahora que los padres habían partido, que no podían ofrecer su papel de aglutinantes de la familia, ahora se presentaba ese diagnóstico inesperado.
Ella, una buscadora espiritual constante. Su hermana, investigadora lógica, analítica, racional, entregada completamente a la ciencia.
Ahora, ambas tenían que mirar a la muerte cara a cara. Esa cita ineludible venía a...
ponerlas en una senda común.
-“¿Cómo sabes que la vida sigue tras la muerte? ¿Acaso ha regresado alguien para demostrarlo?”- eran preguntas frecuentes de su hermana, más bien un reproche que utilizaba de arma arrojadiza contra ella.
La inevitable observancia de su deterioro físico entre discusiones improductivas sobre la existencia, o no, de algo más allá de la muerte, no contribuía a traerles ni paz ni sosiego a ninguna de ellas.
En lo más profundo de sí misma, intuía que ese acalorado intento por transmitirle a su hermana esperanza en una existencia más allá de la vida, podía ser, en definitiva, una proyección en su propio espejo. Realmente, ¿a quién estaba tratando de convencer?
La luz del alba la sorprendió sumida en esas vacilaciones. Una llamada del hospital la zarandeó bruscamente. Su hermana había empeorado durante la noche y reclamaba su presencia.
Sorteó todos los obstáculos que, esa mañana, se empeñaron en presentarse en su camino con la certera sensación de estar sostenida internamente.
Cuando estuvo junto a su cama, tuvo la convicción de que algo importante había ocurrido durante las escasas horas de su ausencia.
Sus ojos…tenían un extraño brillo, un alcance lejano, una envoltura serena…
Le cogió la mano, aún cálida, y sus miradas se encontraron. Durante unos breves, pero intensos, instantes una chispa encendida recorrió todo su cuerpo. Una profunda sensación de unidad y amor la envolvió haciéndola vibrar como nunca antes recordara.
Su hermana atinó a balbucir unas palabras. Una visita inesperada, un anciano de plácida expresión y sereno rostro le había preguntado si estaba preparada para su marcha. Le habló de un viaje sin distancias, de un lugar eterno, de una paz indescriptible… Pudo ver a sus padres, a sus abuelos y a aquel bebé olvidado que, nunca, pudieron llamar hermano.
Conforme relataba aquel encuentro, la pasión en su voz la invadía, esa luz que emanaba su sonrisa, paradoja increíble en un cuerpo que se sacudía agotado y moribundo. Un último aliento estremeció su ánimo. Y una ráfaga de calor atravesó su pecho.
Quedó tranquila, en paz, reconociendo el rostro de la muerte.
Atinó a llamar a las enfermeras y se sumió en una extraña quietud sin lágrimas ni enojo.
..ooOoo..
Aquellas semanas transcurridas desde la marcha de su hermana la habían mantenido en un estado de flotación permanente, sin llegar a poner los pies en el suelo. Todo había transcurrido tan deprisa… Necesitaba tiempo para procesar el torbellino de preguntas, sentimientos, emociones y dudas que la sacudía por dentro.
Esa noche, poco después de apagar la luz de su conciencia, cuando estaba en ese duermevela preludio del sueño, la vio.
En la entrada de su habitación, enmarcaba bajo el dintel de la puerta, envuelta en luz y con aquella mirada penetrante. Sin mover los labios, sin emitir sonido alguno, sus palabras nítidas traspasaron su entendimiento. Estaba bien, feliz, radiante en otra dimensión de la existencia. Volvía para despedirse y para darle el testimonio que habría de difundir: la muerte no existe, es el cuerpo el que perece, el Ser es eterno, sólo una parte de él se reviste de corporalidad, el resto tiene infinitas posibilidades a través del tiempo y del espacio. La Consciencia prevalece. La muerte no es el fin ni es vacío, es comienzo y plenitud, principio y vida.
Después desapareció y ella se entregó al benéfico efecto del sueño reparador en la más absoluta certeza del poder del Amor y de la Vida.

Mª Antonia Fernández
23 de septiembre de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...